¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Josep María Francás entrevista a David Hernández, presidente de Politeia

14 junio, 2019
Dentro de los cuerpos y fuerzas de seguridad locales y autonómicas hay divisiones y enfrentamientos. Unos hostigan y presionan, otros callan por temor a represalias. Y en medio de la tensión social surge POLITEIA.

RSS
Seguir por Correo
Facebook
Twitter
INSTAGRAM
Whatsapp

Han pasado 21 meses desde aquel 1 de octubre que marcó la fractura social de la masa independentista catalana con respecto del resto de la nación Española. La convivencia que pudiera haber sido más o menos pacífica hasta entonces, saltó por los aires y comenzó una caza de brujas. Los independentistas, arropados por una maquinaria mediática sin precedentes y reforzados por la pasividad del poder ejecutivo y judicial español, no han parado desde entonces de hostigar a todas aquellas personas que no comulgan con su "corán".

Ese hostigamiento y persecución se extendió, como el efecto de una metástasis implacable, por todos los órganos públicos de la Comunidad Catalana, arropado, alimentado y al amparo por y de los altos cargos de la Generalitat.

Y los cuerpos policiales no han sido inmunes a esta infección. Policías de todos los cuerpos locales y autonómicos que juraron hacer cumplir la Constitución y la normativa vigente por vocación de servicio a la  sociedad, callan por temor a las represalias contra ellos y, pero aún, contra sus familias. Otros miembros que no reconocen la Constitución, y que un día juraron para acceder a su cargo, se aprovechan de esta debilidad utilizando técnicas de regímenes autoritarios, para escalar puestos en la Administración. Y esto es un hecho.

 

Conversación tranquila entre Josep María Francàs y David Hernández, presidente de Politeia, en el programa 'A Fondo' de Radio Intereconomía.

El periodista Josep María Francás entrevistó a David Hernández, presidente de POLITEIA - Asociación de Policías en Cataluña, para hablar de las "anécdotas" que se suceden en Cataluña precisamente en el ámbito de la seguridad pública. Y también es un hecho: hay persecución ideológica contra los policías constitucionalistas y hay favoritismo en el trato a todos los niveles hacía los policías independentistas. Por ejemplo, en el Cuerpo de Mossos d'Esquadra se encarga de eso la División de Asuntos Internos.

La Generalitat ha conseguido politizar a la policía local y autonómica para que sean títeres de sus caprichos e ilusión independentistas. ¿A cambio de mejoras salariales? ¿De conseguir a su vez puestos políticos?

¿Cómo se consigue ser el jefe de una Policía local? Es discrecional, lo decide el Alcalde...

En otros contextos se podría entender como la implantación de redes clientelares.

Es una tónica frecuente en la Generalitat clasificar a la gente, entre ellos a los miembros de la policía, según sus ideas políticas.

¿Y cuál es el papel del Estado ante esta situación? No es fácil la respuesta tras observar las actuaciones de los poderes ejecutivos y judiciales. Quizás la solución pase por que los tres poderes del Estado apliquen la Ley.

POLITEIA surgió con la idea y convicción de unir a mujeres y hombres policías en Cataluña, que sí respetan la Constitución y Normativa vigente, para que no se sientan solos en el despeño de su vocación y ni, quizás, atemorizados o presionados por su entorno laboral. Politeia no ejerce funciones sindicales pero tiene vocalías de asesoría jurídica, de relaciones con los mandos policiales, de apoyo de policías y sus familiares víctimas de violencia y de reconocimiento e igualdad policial, entre otros, con los que pueden ofrecen apoyo a sus miembros.

En Politeia se orienta y se generan espacios de discusión para que los policías de todos los cuerpos se conozcan y se restablezca la confianza entre ellos.

SUBIR